www.economistas.es – 10/05/2018 – Carmen L. Santamaría

https://economistas.es/wp-content/uploads/2018/05/zxc-10lectuRF.pdf

Para no tener que presentar la declaración de la renta no basta con haber ganado  menos de 22.000 € brutos en 2017. Hay que revisar bien todos los supuestos para no  llevarse sorpresas en forma de sanción

A priori, quienes ganaron menos de 22.000 € brutos el año pasado no tienen que declarar pero, en algunos casos, el límite es solo 12.000 €. Y también dependerá de qué otras rentas distintas al sueldo o la pensión se obtuvieron en 2017. “El límite es 12.000 € -explica Luis del Amo, Secretario Técnico del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF)- si se cobró de más de un pagador y la suma de lo percibido del segundo y siguientes superó los 1.500 €”. Da igual que te pagase una empresa privada o el Estado, en forma de una o varias pensiones. También hay personas que, aun habiendo ganado entre 22.000 y 12.000 € y de un solo pagador, deben presentar la declaración:  las que cobraron de alguien que no tiene obligación de retenerle dinero de su nómina cada mes y entregarlo a Hacienda. “Es el caso, por ejemplo, de las empleadas de hogar”, aclara del Amo.

¿Y los autónomos? Deben declarar siempre, salvo que el año pasado todos sus rendimientos (no solo las ganancias derivadas de su actividad económica) fueran inferiores a 1.000 €.

SI HAY AHORROS

Pero no todo depende, como decíamos, de las rentas del trabajo. Imagina que el ejercicio pasado obtuviste  rendimientos de capital mobiliario: intereses de cuentas bancarias, dividendos por las acciones que tienes de una compañía o plusvalías al retirar dinero de un fondo de inversión.

Si ganaste con la suma de todos ellos más de 1.600 €, también tendrás que declarar.

MÁS DE UN PISO

Veamos ahora un nuevo supuesto, el de quien, además de ser dueño de su vivienda habitual, tiene otro piso (o un garaje o cualquier inmueble urbano). Aunque no obtenga beneficios de él, “Hacienda hace como que sí y le imputa una renta (lo que llama rentas inmobiliarias imputadas): entre el 1,1% y el 2% de su valor catastral”, dice del Amo.

Si sumando las rentas inmobiliarias imputadas a rendimientos de letras del tesoro y subvenciones para adquirir una
vivienda se superan los 1.000 € habrá que declarar siempre. “Cualquier otra renta, como la procedente de un inmueble alquilado, de actividades económicas o la generada por la venta de un piso o unas acciones, obliga  también a declarar, salvo que todas sumadas a los rendimientos del trabajo y del capital no superen los 1.000 € anuales”.

LAS POSIBLES SANCIONES

• SI NO SE DECLARA debiendo hacerlo y tocando pagar, Hacienda sanciona,en general, con el 50% (26,25% si no recurres y pagas). Si salía a devolver, la sanción son 200 € (puede quedar en casi la mitad).

• AUNQUE NO DEBAS presentarla, comprueba si te devolverían dinero haciéndolo.

• AGENCIA TRIBUTARIA: tel. 901 335 533

Que no se te escape nada

Pensemos en alguien que gana 20.000 € de un pagador, que recibe 140 € de rédito por unas acciones y con una segunda residencia por la que Hacienda le imputa 500 €. Como está dentro de los límites decide no declarar pero, resulta que su comunidad de propietarios había alquilado una antena de la azotea, alquiler del que recibe su parte… Pues debería haber declarado.