www.lavanguardia.com –  – 

http://www.lavanguardia.com/economia/20180506/443246985772/dia-de-la-madre-renta-2017.html

Está fuera de dudas que los temas fiscales nunca van a estar en el listado de motivos por los que una mujer puede barajar la idea de ser o no ser madre. Tampoco su cuantía es tan abultada como para modificar una decisión tan importante. Pero una vez que una tiene el bebé en brazos, sobre todo si es la primera vez que eso ocurre, a nadie le viene mal conocer los dulces que Hacienda nos brinda por esa situación.

El primer “regalo” cuando se estrena la condición de madre lo pueden disfrutar aquellas que además trabajan fuera de casa. Para ellas, Hacienda extiende un cheque anual, deducción por maternidad, de 1.200 euros anuales que se pueden disfrutar hasta que el bebé cumpla tres años.

Deducción por nacimiento, anual o mensual

Pero no hace falta esperar hasta hacer la declaración para disfrutarlo. Lo más habitual es solicitarlo en el momento del nacimiento y cobrar 100 euros cada mes, de no ser así habrá que indicar esa condición de madre trabajadora con hijos de menos de tres años en la declaración de la renta y los 1.200 recortarán la base imponible. Sobre la que se aplica la tasa del impuesto de la Renta.

Además, solo por la condición de madre ya se pagan menos impuestos(también por la de padre, pero hoy no es su día). En la declaración de la renta el Estado considera que hay una serie de cantidades mínimas adjudicables a la manutención personal o familiar que están exentas de pagar impuestos. Ese mínimo personal exento asciende a 5.500 euros, pero aumenta con cada uno de los hijos.

Una familia numerosa en el zoo de Barcelona.

Una familia numerosa en el zoo de Barcelona. (Roser Vilallonga)

Esto es que mientras una mujer sin hijos no pagará impuestos por 5.500 euros de sus ingresos, otra en la misma situación pero con un hijo tendrá exentos 7.950 euros, puesto que por primer hijo la deducción es del 1.836 euros anuales. A medida que aumenta la familia, aumentan también las ayudas.

– 2.700 euros anuales por el segundo hijo.

– 4.000 euros anuales por el tercer hijo.

– 4.500 euros anuales por el cuarto hijo o los siguientes.

Para poder incluir en la declaración esas deducciones es necesario que los descendientes tengan menos de 25 años o una discapacidad superior al 33%, vivan con el declarante y no tengan rentas anuales superiores a 8.000 euros ni esté obligado, por algún motivo, a presentar declaración por rentas superiores a 1.800 euros, según explica la documentación facilitada por el Registro de Asesores Fiscales, Reaf.

Ayudas diferentes en cada comunidad

Estas son las condiciones generales para todos los contribuyentes, luego la mayoría de las comunidades autónomas tienen ayudas familiares propias. Por ejemplo, en Catalunya hay una deducción por nacimiento de hijos de 300 euros, que en Madrid se amplía a 600. También hay deducciones por gastos de escolarización en Madrid, mientras que en Barcelona las madres y padres pueden deducirse el pago de intereses si piden préstamos para pagar el máster a sus descendientes.

Estas ayudas, excepto la de nacimiento a las madres trabajadoras, son compartidas con los cónyuges con lo que en caso de hacer la declaración individual, la madre solo puede aplicar la mitad de la cuantía.

Declaración conjunta, mejor para las madres solteras o divorciadas

Para las madres solteras o divorciadas (también para padres divorciados) con hijos a cargo y sean consideradas familias monoparentales existe la opción de tributación conjunta. De esta forma, además del mínimo personal 5.500 euros, se puede sumar una reducción adicional de la base de la imponible general del impuesto de 2.150 euros anuales.