www.eleconomista.es – 2/04/2018

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este lunes una Orden del Ministerio de Hacienda y Función Pública por la que se fijan los Índices de Rendimiento Neto en la declaración del IRPF para estimación objetiva (módulos), que recogen las propuestas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de minoración en la presión fiscal para agricultores y ganaderos afectados, entre otros factores, por la sequía.

Las reducciones de módulos aprobadas en la Orden publicada hoy se traducen en una disminución proporcional de la base imponible derivada de los rendimientos de la actividad agraria, y, por tanto, del resultado de la declaración del IRPF.

En sectores agrícolas, la reducción en cereales es de 0,26 a 0,18, en leguminosas de 0,26 a 0,18, en patata de 0,26 a 0,133 y en fruta de hueso de 0,37 a 0,20.

Entre los sectores ganaderos, la reducción en apicultura es de 0,26 a 0,13, en bovino de leche de 0,20 a 0,16, en bovino de carne extensivo de 0,13 a 0,09, en bovino de cría extensivo de 0,26 a 0,18, en cunicultura de 0,13 a 0,07, en ovino y caprino de carne extensivo de 0,13 a 0,09, en ovino y caprino de leche extensivo de 0,26 a 0,18, en porcino de carne extensivo de 0,13 a 0,09 y en porcino de cría extensivo de 0,26 a 0,18.

La mayor parte de estas minoraciones se establecen para dar respuesta a la sequía que afectó a grandes áreas de la Península Ibérica, reduciéndose el módulo de las producciones ganaderas extensivas para compensar la reducción de la disponibilidad de pastos.

También en el ámbito de la ganadería, se reducen a nivel nacional los módulos de bovino de leche y la cunicultura, para tener en cuenta su particular situación de mercado.

Igualmente, se reduce el índice a nivel nacional en modulo del cultivo de la patata y de la fruta de hueso, para tener en cuenta las dificultades de mercado que atraviesan.

La reducción de módulos también tiene en cuenta los efectos de la sequía sobre otros cultivos, con amplias rebajas en cítricos, olivar, uva, oleaginosas y forrajes en amplias zonas.

Los efectos de otras adversidades climáticas sobre los cultivos en 2017, como la ola de frío de enero, los episodios de calor extremo que se sucedieron en verano y los de precipitaciones intensas que puntualmente tuvieron lugar a lo largo del año, también se ven reflejados en la propuesta de reducción de módulos para aquellos municipios en que la adversidad en cuestión ha tenido incidencia.

A partir de la información fiscal y agraria disponible, se estima que el conjunto de todas estas reducciones de módulos puede implicar, con respecto a un año sin reducciones, una rebaja de la base imponible del orden de 580 millones de euros.