El Gobierno quiere implantar la ‘mochila austriaca’ desde 2020 y reducir los tipos de contratos a tres