La contratación de cheques de comida cae un 11% desde que se cotiza por ellos

https://www.google.es/amp/s/cincodias.elpais.com/cincodias/2019/02/25/economia/1551093809_779538.amp.html

En relación con el artículo del diario Cinco Días, comentar que las entregas, a los trabajadores, de vales-comida, tiques-restaurante o documentos similares constituyen una retribución en especie de su perceptor, que no tributará por el IRPF, en tanto en cuanto se cumplan una serie de requisitos, en concreto los siguientes:

 El importe máximo diario es de 11 euros, debiendo tributar el exceso.
 Los vales deben estar numerados, expedidos de forma nominativa y en ellos debe figurar la empresa emisora y ser intransmisibles.
 La cuantía no consumida en un día no puede acumularse a otro día.
 No debe poder obtenerse, ni de la empresa ni de tercero, el reembolso de su importe.
 Solo pueden utilizarse en establecimientos de hostelería.
 La empresa que los entregue debe llevar y conservar relación de los entregados a cada uno de sus empleados o trabajadores.

No obstante lo anterior, y desde el año 2014, los importes abonados por los conceptos expuestos, pasaron a cotizar a la Seguridad Social. Esto ha supuesto, que muchas empresas que utilizaban esta modalidad como una fórmula de retribución de sus trabajadores, dejaran de hacerlo, con el consiguiente efecto negativo sobre las compañías que prestan estos servicios, que se han visto en la obligación de reducir sus plantillas. En el mes de noviembre, el Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de Ley para que los vales comida que las empresas ofrecen a sus trabajadores no se integrasen en la base de cotización a la Seguridad Social, cuando su importe no exceda del importe diario de 11 euros. La asociación que integra las entidades que prestan estos servicios, están realizando las gestiones necesarias con el objetivo de que se llegue a aprobar la exclusión de la cotización a la Seguridad Social antes de que finalice la actual legislatura.